Todos somos Uno (1ª parte)

Hoy estrenamos una edición “limitada” de posts que resultan de la fusión intencionada del trabajo profundo de dos de nuestros colaboradores que, sin conocerse personalmente, están en plena sintonía:

Olga Porqueras y Búnker Studio

Así, y durante unas semanas, seremos alquimistas en busca de conexiones entre palabras e imágenes… Y nuestro blog se vestirá de Pitbull…

Todo esto por gentileza de: 1) Tula, quien aceptó con alegría y humildad compartir con su amiga Samoa el protagonismo al que está habituada a ostentar en exclusiva en nuestra web; 2) Samoa, quien con sus mágicas imágenes nos ayudará a retratar la profundidad de las ideas de Olga Porqueras que queremos lanzar al mundo…

Si te acercas a tu perro, y dejas que él susurre a tu corazón, seguramente escucharás que te dice:

Si sabes del dolor de la vida y tu corazón sangra silencioso, yo me acercaré humildemente a ti y como no sé hablar moveré mi cola y lameré tus manos extendidas al desaliento. Vive seguro de tu heredad, de tu casa y de tu rancho, porque han de matarme primero, antes de permitir que nadie coja lo tuyo. Si otro amo como tú quisiera llevarme consigo, no lo obedeceré y si me violenta huiré de su lado y te buscaré a través del mundo.

Llévame contigo de caza, a la mina, a la montaña, a tu trabajo o a la guerra y pondré mis fuerzas, mi astucia, mi valor y mi vida para servirte hasta el fin. Cuando vele tus sueños en las noches calladas y, con mi oído en tierra advierta algo extraño, ladraré fuertemente, para prevenirte del mal. No me abandones jamás, que si la vida falta iré a morir a tus pies. Si me castigas lameré tus manos. Si me hieres aullaré largamente de dolor antes de atacarte porque tu eres para mí más que un rey.

Y si mañana mueres tú en el desierto o en la guerra… Lloraré a tu lado hasta morir también.

Anónimo, citado en el libro Terapias para animales, de Olga Porqueras

O Clube da Tula-Samoa

Créditos fotográficos, Búnker Studio

©Queda totalmente prohibida a reproducción total o parcial de los contenidos escritos y gráficos de este artículo, así como la traducción a otros idiomas, sin el permiso previo y expreso de sus autores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *