LOS GALGOS Y “EL SECRETO” (de Rhonda Byrne)

Precisé 41 años, devorar una decena de veces todos los libros de Rhonda Byrne (El Secreto, El Poder, La Magia, Héroe, sí, soy una adicta a Rhonda…), así como otros tantos libros de autores varios, para aprender algo que los galgos aprenden en el mismo momento en que sus almas deciden encarnar en este mundo perro (valga la redundancia).

El caso de los galgos es paradigmático por donde se lo mire: por la intensidad de sufrimiento al que son sometidos (semejante al que experimentan los beagles y chimpancés de laboratorios, o los presos de Guantánamo), por la caída en picado que ha recorrido su linaje (desde el prestigio más amplio a la humillación más extrema); el caso de los galgos es paradigmático por su capacidad de superación, por su capacidad de soñar con una vida perfecta, de visualizarla en su corazón, de pedirla a Dios, de creer ciegamente que le será concedida y recibirla con gratitud…

Pero… ¿acaso no es esto lo que Rhonda Byrne pregona en El Secreto y sus tres libros siguientes? Lo es, vaya si lo es, aunque los galgos no saben leer y por eso no conocen los libros de Rhonda Byrne. Sin embargo, aplican naturalmente las enseñanzas que en sus páginas se almacenan. ¿Quieres saber cómo eso es posible? Al encarnar en la Tierra, los galgos traen consigo una mochila invisible… No me refiero figuradamente al karma de explotación que vivirán en nuestro planeta (que también lo traen)… Me refiero a un kit de supervivencia que no es tangible, porque la riqueza de los galgos no reside en las cosas materiales sino en un bagaje de experiencias ancestrales que impregnan su ADN y los convierte en Iluminados. En su mochila, los galgos traen todas las enseñanzas expuestas en el libro El Secreto.

O Clube da Tula

Los galgos saben que su vida junto a los hombres no será fácil (como pudo serlo en el origen de la raza). Pero ese kit invisible con el que llegan a la Tierra les garantiza que si sueñan, visualizan, piden y reciben con gratitud, su vida dará un giro de 180 grados hasta devolverles su dignidad de la época de los faraones.

Los galgos duermen entre 14 y 16 horas por día… Siempre pensé que eso fuera por ser perezosos. Hoy me atrevo a afirmar que tantas horas de sueño tienen una función mucho más noble que la del simple descanso físico. El sueño les permite, mientras duermen en un frío zulo o en el duro pavimento de una carretera de pueblo, diseñar y construir la imagen de esa vida ideal que anhelan. Esa imagen se graba en su corazón, se impregna en sus células, en su fina piel, en sus fibras de atleta; a tal punto se impregna que no precisan dormir para conectar con su utopía y convertirla en realidad: sí, los galgos sueñan hasta despiertos.

Tantas horas de sueño tienen otra gran ventaja: permiten a los galgos que su alma despegue y vuele (mientras el cuerpo reposa), para ir a hacer un “estudio de campo” que les posibilite encontrar los seres humanos, el espacio y circunstancias a través de los cuales materializar esa vida soñada que idealizaron, como si fueran arquitectos buscando el mejor terreno donde erigir su obra maestra.

Sí, los galgos son un poco arquitectos; arquitectos de su vida, eso son… Y practican El Secreto. Si ya eres el feliz compañero de vida de un galgo, aprende con él a aplicarlo tú también. Deja que tu galgo te lo susurre al oído. Deja que te transmita su sabiduría milenaria, la misma que aplicó para llegar hasta ti.

PASO 1: PIDE

“El primer paso es pedir. Da una orden al Universo. Deja que el Universo sepa lo que quieres. El Universo responderá a tus pensamientos.”
(Lisa Nichols, en El Secreto)

Los galgos lo saben. Y por eso cada uno pide a Dios que lo deje llegar hasta su destino soñado. El pedido puede acontecer en cualquier momento. De hecho, quizá no existan los galgos sucios (denominación que los cazadores dan al galgo que ya no corre el conejo o la liebre, por habituarse a ellos). Quizá el momento en que un galgo desiste de correr a su presa sea simplemente ese instante de inspiración en el que, aún teniendo la presa a su frente, lo único que consigue visualizar es la vida que sueña disfrutar a tu lado. Sí, los galgos construyen su vida soñada, y no dudan ni un segundo en pedírsela a Dios.

PASO 2: TEN FE…

“Debes saber que lo que quieres ya es tuyo en el momento en que lo pides. Debes tener una fe total y absoluta. Si hubieras hecho un pedido por catálogo te relajarías, estarías seguro de que recibirías tu pedido, y seguirías haciendo tu vida.”
(El Secreto, Rhonda Byrne)

Tu galgo no llegó a ti por casualidad. Tu galgo te escogió. Aunque no lo sepas, tu amor por los animales, por los perros y por los galgos en particular te otorgaron un espacio en el Catálogo del Universo, y allí es donde tu galgo fue a escogerte. Antes de pedirte, el alma de tu galgo te visitó, para cerciorarse de que estabas listo para recibirlo, y entonces supo que había llegado el momento de formular su pedido al Universo. No, no fuiste tú quien lo escogió entre las fotos de galgos en adopción de una ONG… Fue tu galgo quien te escogió a ti, aplicando los pasos de El Secreto.

“Ve las cosas que deseas como si ya fueran tuyas. Sé consciente de que vendrán a ti en el momento en que realmente las necesites. Deja que lleguen. No te preocupes por ellas. No pienses en que no las tienes. Piensa que son tuyas, que te pertenecen, como si ya las tuvieras.”
(Robert Collier, en El Secreto)

Una vez que el galgo lanzó su pedido al Universo, supo que ya eras suyo… Supo que, aunque tú no lo conocías, ya eras suyo (quizá tú ni habías decidido aún tener un galgo pero, sin saberlo, ya pertenecías a uno…). Una vez que el galgo lanzó su pedido al Universo, supo que tenía derecho a recibirte. Supo que, aunque no estabas aún en su vida, le pertenecías, porque fuiste su pedido al Universo. Y esa fe lo mantuvo vivo, le dio fuerzas hasta que tú fuiste a recogerlo a la sede de una ONG, o hasta que dejó de correr y se dejó atrapar por ti en una carretera perdida.

Siempre me pregunté “¿Cómo soporta un galgo las largas horas de penuria y soledad del zulo o de la calle?” Pues ahora sé que ese tiempo lo dedica a construir su vida perfecta, a preparar una lista detallada con todo aquello que busca en un compañero humano y a buscar en el Catálogo del Universo el candidato que más se aproxima a su ideal. Así fuiste escogido por tu galgo. Por eso, no sufras pensando cuánto habrá sufrido en el zulo o en la calle. Porque tu galgo es sabio, y supo aprovechar aquellas horas aciagas en soñar contigo (en vez de lamentarse). Usó aquel tiempo muerto en construir con su mente y con su alma la relación ideal que tendría contigo, soñó con tu sofá, con tu cama, con tus caricias. Y así el zulo no le pareció tan triste, y el tiempo no le pareció tan largo.

PASO 3: RECIBE

“El paso tres y el último del proceso es recibir. Empieza a sentirte bien. Siéntete como te sentirás cuando llegue. Siéntelo ahora.”
(Lisa Nichols, en El Secreto)

Cuando tu galgo llegó a casa, seguramente notaste que no comenzó a saltar como loco, ni a jadear compulsivamente. Simplemente atravesó el umbral de tu puerta, recorrió el espacio para ver si el Universo se lo había dado tal y como él lo pidió, y luego se echó a dormir. El rincón en el que se acostó, habrás de saber, no es aleatorio. Es exactamente el rincón en el que se estuvo visualizado durante su época de cazador, de atleta o de desempleado y donde supo que sería feliz, días, meses o incluso años antes de conocerte. Por eso, cuando tu galgo entró en casa no se sorprendió: porque simplemente llegó al lugar físico con el que tantas veces había soñado como suyo.

Pide, Ten Fe, Recibe (con gratitud)…

Ese el mantra de los galgos, que conocen muy bien todos los detalles de El Secreto. Aplícalo tú también, por favor. Si consigues ser la mitad de galgo que es tu compañero de cuatro patas, esta fórmula no te fallará…

Pide, Ten Fe, Recibe (con gratitud)…

A pesar de estar centrado en el caso de los galgos, por ser los protagonistas de una problemática muy específica y dolorosa (y por ser mis compañeros de aventura desde hace unos 9 años), este post se aplica indudablemente a todos los perros, en general… Todos ellos nacen con su kit de supervivencia incorporado, todos ellos podrán enseñarte a aplicar los pasos de El Secreto. Tanto aquellos que tuvieron la suerte de nacer en un hogar como los que nacieron en la calle, tanto los que conocieron el calor de una caricia o el frío del maltrato, todos los perros son instructores certificados de El Secreto, desparramados por el mundo para enseñarte a hacer de tu vida el paraíso que mereces. Creí que valía la pena aclarar esta cuestión, para no dejar espacio a que te escudes en no tener un galgo si aún no has pedido al Universo la vida de tus sueños…

O Clube da Tula

©Queda totalmente prohibida a reproducción total o parcial de los contenidos escritos y gráficos de este artículo, así como la traducción a otros idiomas, sin el permiso previo y expreso de sus autores.

13 thoughts on “LOS GALGOS Y “EL SECRETO” (de Rhonda Byrne)

  1. Como siempre nena, sale ha flote tu sabiduria espiritual. El deseo de tener a este delicado y sensible ser, hace que la espera de su llegada, esté llena de incertidumbre,,de casi un temor, por si le gustará compartir su vida con la mia…..si le agradará el habitad….si le agradará mi voz y mi trato.. Han llegado ha casa con humildad,,curiosidad por ver la casa. Bibiana a su llegada,estaba intranquila durante un par de horas.inspeccionó todo. Yo habia dejado todas las puertas abiertas. Subia arriba, luego inspeccionaba el bajo salia al patio…..yo sentada en el sofá la dejaba hacer.haciendo punto y la t.v bajita. Mis 4 perros si la observaban con curiosidad y en silencio. No entendian tanto trasiego. Despues se tumbó en la cama de Pau,y quedo tranquila.

    1. Es verdad, querida Lidia, ellos llegan, curiosean y cuando ven que todo está en orden, pluf, se acuestan como diciendo “vale, ya estoy en casa, el viaje fue largo pero aquí estoy, para siempre…” Disfruta mucho de tu bella Bibiana y que ella disfrute a su vez del legado de Pau, incluido todo tu amor de madre…

  2. Se podrían decir tantas cosas sobre los galgos, se ha dicho ya tanto. Yo les veo por la ciudad con amos buenos pero siempre se me encoge el corazón al verlos, al recordar como sufrieron siempre, y tienen esa imagen frágil y tierna a la vez. Hay que ser muy cruel para hacerles daño,. Espero que algún día esto cambie.

    1. Hola María José, muchas gracias por leer nuestro post. Por los que ya fueron adoptados no tienes que sufrir… de veras… Sonríe cuando los veas. Porque, por un lado, tienen familias que los aman y, por otro lado, y aún más loable si se puede, los galgos son almas que consiguen vivir en el presente… Puede que ante cualquier estímulo del entorno (un ruido, una imagen humana, etc) reaccionen con miedo porque ese estímulo los lleva momentáneamente al pasado duro que vivieron. Pero, poco después, consiguen volver al presente, allí donde tienen esa nueva vida de felicidad, calor humano y compañía, y aquel miedo pasajero desaparece… Somos nosotros los que insistimos en vivir en el pasado (o en el futuro) en vez de instalarnos cómodamente el el Ahora… Por eso, no sufras… Vela por aquellos que aún esperan su oportunidad, mientras luchan para mantenerse vivos hasta que ese momento llegue… También esperamos que esta matanza algún día acabe, porque el mundo no puede seguir así de enfermo… Un fuerte abrazo!

      1. Conocer un galgo es amarlo…su humildad…inteligencia y cariño son insuperables…adoro los animales en general…pero.los galgos en particular. .., tendría todos !!!!…son prudentes y elegantes…hasta comiendo. .me pasaría horas hablando de ellos y no terminaría. .
        Mi primera galga llegó a mi con leishmania…ahora está perfecta. ..tengo otras dos encontradas y siempre alguna en acogida…, algún día veremos q se acabe su maltrato ????

        1. Dios quiera que un día podamos celebrar ese gran triunfo, Isolina… Mientras ese momento llega, sólo nos queda seguir haciendo lo posible para que los galgos que ya son felices lo sigan siendo y que aquellos que sueñan con serlo cumplan ese sueño…

  3. Ahora entiendo EL AMOR que siento por un galgo. Tuve unos mestizo y lo ame con todo mi corazón. Me acompaño 18 años y se fue a su mundo arcoiris, hace 2 meses y lo sigo llorando.

  4. GRACIAS POR ESTA ENSEÑANZA. AMO A LOS PERROS Y SIEMPRE PENSE Y PIENSO QUE SON LOS MEJORES MAESTROS QUE PODAMOS TENER. SON LA EXPRESIÓN DE LA SUPERVIVENCIA Y SUPERACIÓN. TODA MI ADMIRACIÓN.

    1. ES difícil aceptar que tanto animal sea subvalorado hasta el punto del feroz maltrato y la muerte, cuando en realidad son seres espiritualmente mucho más fuertes y sabios que nosotros… Esperemos que un día las cosas cambien, comenzando por la conciencia colectiva.

  5. ME ENCANTÓ! DUDO EN TRAER EN ADOPCIÓN UNO PORQUE TENGO DOS GATOS VIEJITOS!Y CHINCHUDOS Y ME DARÍA UNA PENA ENORME VOLVERLO A UN REFUGIO.A
    SUMO MI TAREA DIFUNDIENDO YA CONTANDO LO CRUEL QUE PUEDEN SER CON ELLOS.

    1. Claudia, hay cientos de galgos que son muuuy aptos con gatos, no descartes la adopción por pensar que ninguno se podría adaptar a tu entorno felino, por favor…

  6. Siempre he tenido perro y a todos les he querido…….como no, ahora tengo un caniche viejecito de dieciseis años y mi primer galgo. Digo el primero porque tengo la certeza absoluta de que mientras viva tendré un galgo, ya no podría vivir sin su mirada inteligente y bondadosa, sin su dulzura, sin esa compañía casi siempre silenciosa, sin sus ataques de locura transitoria, sin esos pellizquitos que solo ellos saben dar……..lo reconozco y lo asumo los galgos crean adicción .

    1. Hola Lali :) Veo que has sido “infectada” por el virus de los galgos… Es así, aunque te resistieras, en tu vida siempre habrá un galgo a partir de ahora… No podrás hacer nada contra esa realidad imparable! Disfruta de tus pequeños, vive cada día como un regalo en su compañía… Un abrazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *