LADRONES DE CORAZONES. Parte I

Cada año son abandonados en Portugal y España decenas de miles de perros. Seria fácil atribuir la culpa de este problema a la crisis económica que el mundo sufre. Si piensas así, entonces presta atención, por favor, a las calles de tu ciudad. Allí podrás encontrar cantidades obscenas de personas sin casa, sin trabajo, sin recursos… y sin otra compañía que la de su perro (o perros)… Personas compartiendo con su perro el único trozo de comida, la única manta para protegerse del frío… Entonces, aún piensas que el abandono animal es culpa de la crisis económica?

El abandono animal es una planta cuya raíz asienta en los principios humanos, no en la falta de dinero o de trabajo.

Te haré una pregunta muy clara: si no tuvieras dinero, abandonarías a tu hijo en la calle? Seguramente que tu respuesta es un “No” rotundo… Entonces, por qué un perro “Sí”???

Ahí llegamos al corazón del asunto: no todas las personas ven a sus perros como parte de su familia… De hecho, ni siquiera todas las personas consideran que sus animales de compañía (en portugués, llamados con más acierto “animales de estimación”) sean hijos del mismo Dios. Eso hace que el nivel de compromiso adquirido con ellos sea más reducido, incluso nulo en el peor de los casos (que, lamentablemente, son muchos)…

Pero te diré algo: tu perro forma parte de tu familia, es un integrante más de tu núcleo familiar… Y fue creado por el mismo Dios que te dio la vida. Por ello, una vez que entró en tu vida y en tu casa casa, asumiste con él (aunque no lo sepas o no lo quieras saber) un compromiso del tipo “en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad…”.

Sí, tú tienes con tu perro un compromiso “hasta que la muerte os separe”.

O Clube da Tula

Samoa, la pitbull más famosa de Portugal, adoptada por Paula y Rubén para toda la vida. Foto: Búnker Studio.

El hecho de haber números tan elevados de abandonos demuestra que muchas personas viven en la ignorancia de lo que la palabra “compromiso” implica. Demuestra que, aunque se críen muchos refugios y asociaciones de rescate, el abandono continuará existiendo y multiplicándose, porque el foco de ese problema es la falta de principios, de educación social, de humanidad… de compromiso.

Como si el problema del abandono no fuera suficiente, surge otro problema que, asociado al primero, agrava exponencialmente la situación: la compra de animales (de raza; claro está… nadie compraría un perro “marca perro”).

Tantas veces pienso: “Si cada persona que decide gastar centenas de euros en la compra de un perro donase todo ese dinero a un refugio de animales y adoptase un perro de los que allí se encuentran, cuánto mejoraría la situación de esos sitios sin subvenciones públicas que, aún situados en tu ciudad, parecen estar en el fin del mundo (sí, es más fácil pensar que no existen o que quedan muy lejos).” (1)

¿Alguna vez pensaste que comprando un perro que nació para ser vendido impides que otro perro que ya nació (y que deambula por las calles de tu ciudad o que espera hace años en el espacio frío y estresante de una perrera) tenga una segunda oportunidad? (2)

O Clube da Tula

Foto: SOS Galgos (Barcelona)

Si este confrontamiento entre abandono animal y compra te parece duro, espera que te hablaré de otro. Antiguamente, la situación era la siguiente: quien quería un perro sin raza, lo buscaba en la perrera; quien quería un perro de raza lo compraba a un criador… El “pedigree” garantizaba al animal comprado que, aunque su comprador tuviese un nivel bajo de compromiso, éste nunca lo abandonaría, pues había pagado “mucho dinero” por él…

Pero hace años, muchos años, que los documentos de un perro de raza nada significan. Esto se puede verificar por la cantidad perros de raza que llenan las jaulas de perreras y refugios. Se verifica todavía más por el alto número de asociaciones de rescate especializadas en razas específicas: SOS Galgos, SOS Setter, SOS Dálmata, SOS Frenchie, SOS Labradores… y la lista continúa… Sí, ser de raza ya no asegura a ningún perro su permanencia junto a la familia que lo adquirió.

O Clube da Tula

Penny, una dulce galga española recientemente rescatada por SOS Galgos (Barcelona)

Las modas, que todo lo invaden, llegaron hasta el mundo canino. Y los irresponsables – aquellos que se dejan llevar apenas por el aspecto visual de un perro, ya sea con o sin raza, sin conocer sus características, sus necesidades físicas, el porcentaje de compatibilidad que más tarde el animal tendrá con el ambiente en que vivirá, con las rutinas de sus dueños, etc. – son un grupo potencialmente peligroso: “peligroso” porque sus integrantes tienen todas las fichas para ser, algún día inesperado, “dueños capaces de abandonar”. (3)

Hace un tiempo, encontré en Facebook un póster que decía: “No compres un perro de raza; Adopta un perro sin casa.” Aquel póster me pareció estar desfasado en el tiempo porque, lamentablemente, hay en la actualidad tantos perros de raza sin casa…

Por lo tanto, tenemos la siguiente situación: miles de perros sin familia, sin casa; muchos con raza, muchos sin ella. Y, por otro lado, tenemos la situación inversa: cría indiscriminada de perros de raza (muchas veces, en condiciones inaceptables y repudiables: sino, observa lo que pasa en Europa del Este, o mucho más cerca…).

Entonces, qué haces? Prefieres comprar o adoptar?

Cualquiera que haya sido tu respuesta, en el próximo post te haré una propuesta muy interesante… Estate atento! 

O Clube da Tula

(1) Quiero aclarar que hay muchas personas, con un gran corazón, que optaron por comprar un perro tras varios intentos frustrados por adoptar. A veces, se imponen a los potencias adoptantes requisitos tan excesivos, con la intención de proteger a los perros rescatados, que éstos acaban por perder su oportunidad por culpa de burocracias.

(2) En muchos casos, además, comprando perro favoreces el crecimiento de una “industria”, ilegal y fuera de control, que no debería existir EN EL MUNDO.

(3) Otra aclaración: no todos los compradores de perros son “dueños capaces de abandonar” y no todos los adoptantes de perros son dueños ejemplares…

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los productos, contenidos escritos y gráficos de este artículo, así como la traducción a otros idiomas, sin el permiso previo y expreso de sus autores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *