“CIVIC DOG”: La revolución en pañuelos para perros

Desde pequeña siempre soñé con un mundo más cívico que el que iba conociendo a medida que crecía, más respetuoso con el prójimo, un mundo en el que cada quien aportara su granito de arena para facilitar la vida a los demás o, como mínimo, para no complicársela.

Un mundo en el que cada persona fuera consciente de que sus acciones tienen consecuencias para los demás me parecía, sin dudas, un mundo mejor. Y aún me lo parece.

Hay una cosa que siempre me preocupó y que nunca dejé de considerar una falta de civismo. Me refiero a salir a pasear el perro y dejar que él haga sus popós sin levantarlas (para que otra persona no las pise, para que la tierra no se contamine, para que el espacio público se mantenga limpio…).

  • O Clube da Tula-civic dog

Slogans de los dispensadores de bolsitas en la ciudad de Oporto: “Oporto más limpio, ciudad acogedora” / “No deje en nuestro piso lo que es sólo de su perro”

Desde pequeña, cuando las bolsitas plásticas especialmente diseñadas para este fin no existían aún en el mercado (al menos donde yo vivía hace 25 años), yo ya coleccionaba bolsas del supermercado para llevar durante los paseos con mis perras. La gente me miraba muy raro, no entendían por qué una adolescente se calzaba una bolsa en la mano, como si de un guante se tratara, y levantaba aquellas tortitas que a muchos les parecerían asquerosas. Quizá era por eso que las dejaban allí… Y lo triste es que, 25 años después, sigue ocurriendo…

Como siempre fui un poco “bicho raro”, nunca me preocupé con aquellas miradas de extrañamiento. Todo lo contrario: Fui posicionándome cada vez con mayor convicción a favor de mantener el espacio público limpio. Y fui ganando voz para sentirme en el derecho de pedir a la gente que veía cometer esa “infracción” que por favor levantaran aquello que su perro había dejado…

Siempre pensé: “Si todos asumen que deben mantener limpio el interior de su casa, ¿qué pasa con la ciudad, entonces? ¿Por qué algunas personas contribuyen a ensuciarla, en vez de a mantenerla limpia?”

La ciudad es la “casa” en la que todos convivimos, y le debemos a ella, y a nuestros “roommates urbanos”, un respeto muy superior al que muchos les dan.

Cuando con Tula decidimos crear los tuli-pañuelos para perros, decidimos que esos accesorios debían ser algo más noble y utilitario que un simple elemento decorativo. Los tuli-pañuelos debían ser, como lo contamos en la memoria de nuestro proyecto, “un detonador de conciencia y responsabilidad”.

Fue así como surgió, de una manera natural y fluida, la Línea “Civic Dog” de tuli-pañuelos…

O Clube da Tula-civic dog

¿Qué es “Civic Dog”?

“Civic Dog” es la evolución de los tuli-pañuelos de O Clube da Tula hacia una meta superior: Conseguir que cada día más dueños de perros acepten mantener limpios los espacios públicos, a través del simple acto de levantar los excrementos de sus perros de dichos espacios… Nuestro objetivo es claro: Convertir más humanos al “Civismo canino”…

¿Cómo pensamos conseguir más Civismo canino?

¡Muy simple y original! Convirtiendo nuestros tuli-pañuelos en dispensadores de bolsas plásticas, mediante la introducción de un bolsillo con cierre en el que podrás ir recargando bolsitas plásticas a medida que se vayan acabando, como lo haces con un dispensador tradicional. Una vez que cargues las bolsas que consideres necesarias para uno o varios días, podrás cerrar el bolsillo e ir retirando una bolsita cada vez, como lo haces con un dispensador tradicional.

O Clube da Tula

¿La diferencia con los sistemas que ya conoces?

Que con los tuli-pañuelos “Civic Dog”, a la vez que eres cívico, tu perro irá a la moda, estará guapo y lleno de singularidad.

¿La ventaja para ti?

Ya no tendrás que ir con el dispensador colgando de la correa o de tu ropa. Tampoco tendrás que ir con las bolsitas en la mano o perder algún tiempo en buscar una en tu cartera, llena de otras cosas (¡¡¡sobretodo si eres mujer!!!). Tu perro será quien se ocupe de llevar sus bolsitas. Pero, como es evidente, ¡será tu trabajo levantar las popós!

“Detonador de conciencia y responsabilidad”, los tuli-pañuelos “Civic Dog” son también el premio perfecto y sorprendente para aquellos equipos perro-humano que ya son cívicos y por ello merecían una recompensa original y vistosa como ésta…

Verás que nuestra creatividad no se agotó al diseñar tantos modelos de tuli-pañuelos “Romantic” y “Dreams”… Los tuli-pañuelos “Civic Dog” estarán disponibles en múltiples combinaciones de colores, estampados y composiciones de bolsillo…

¡Pero aún hay más! Fusionados con las Líneas “Romantic” y “Dreams”, los tuli-pañuelos “Civic Dog” multiplican exponencialmente el catálogo de modelos:

“Romantic but Civic Dog” y “Civic Dog & Dreams” serán la respuesta que buscas si deseas que tu perro luzca un tuli-pañuelo más elaborado, con cintas decorativas o con nuestros ya famosos apliques de corazones o mariposas…

Te lo advertimos hace unas semanas…

Faltaba descubrirte las sorpresas más inesperadas de O Clube da Tula, esas que no te dejarán indiferentes…


Si O Clube da Tula fuera un reino, los tuli-pañuelos “Civic Dog” y sus fusiones serían las “Joyas de la Corona”.


¿Te hemos decepcionado? ¿Acaso esperabas más? ¡¡¡Estamos seguras de que NO!!!

¿A qué esperas para comprar tu tuli-pañuelo “Civic Dog”?

¿O tal vez uno “Romantic but Civic Dog”?

Tula y yo creemos que querrás uno de cada uno para tu perro… ;)

O Clube da Tula-civic dog

©Queda totalmente prohibida a reproducción total o parcial de los productos, contenidos escritos y gráficos de este artículo, así como la traducción a otros idiomas, sin el permiso previo y expreso de sus autores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *