Cielo y Tierra

31/01/2017-31/07/2017

Seis meses sin verte, seis meses sin poder abrazarte, seis meses sin dormir a tu lado, seis meses de tanta cosa… La vida se ha convertido en una montaña rusa emocional desde que te volviste invisible. Días buenos y días malos; días de entender y de no entender lo que pasó.

Pero en estos seis meses nos has enseñado de manera clara y con pruebas contundentes:

O Clube da Tulaque la muerte no es más que la magia de hacernos invisibles;

O Clube da Tulaque sólo muere el cuerpo físico, pero que el alma perdura;

O Clube da Tulaque te fuiste al Cielo, pero que el Cielo no es más que una dimensión entrelazada con la Tierra;

O Clube da Tulaque la dimensión en la que te encuentras y la dimensión en la que me encuentro no son más que dos caras de la misma moneda;

O Clube da Tulaque seguimos juntas, más juntas que nunca, porque ahora puedes acompañarme a donde quiera que vaya. ¿El precio a pagar por semejante regalo? No poder verte, no poder abrazarte, no poder esconder mis fragilidades tras tus fortalezas, no poder camuflarme con tus virtudes para ocultar mis defectos.

Por lo demás, estás aquí, en el sentido más literal de la palabra. Has sabido conquistar el Cielo sin perder tu conexión con nosotros. Eres libre, pero desde esa libertad que conquistaste también te permites visitarnos de las maneras más mágicas e inimaginables posibles.

Corbu es tu aliado, lo sé… Pero cuando nos habituamos a descubrir y disfrutar algo más de ti en tu nuevo estado, vas tú y nos vuelves a sorprender, tan típico de ti…

Sabía que Corbu era tu aliado, casi semanalmente has hecho pactos con él para manifestarte y eso ha sido una verdadera dádiva para los tres. Pero lo que no podía imaginar era que también pudieras pedir ayuda a tu prima Samoa; esta vez, para darte el gusto de volver a posar para nuestro catálogo y no quedarte fuera de la colección que, además, va dedicada a ti.

Tula & Samoa

Tula (2014) & Samoa (2017), by Whom Creative Studio.

No hay homenaje escrito, querida Tula, no puede haber un homenaje a una despedida que no es tal… Volveré a verte y a abrazarte, ahora sólo toca aprender a vivir contigo de otra forma. No existe el Adiós, sólo dos planos que se cruzan sin tocarse. Corbu y yo estamos en uno; tú, en el otro; pero los tres seguimos juntos… Cielo y Tierra…

Te amo hasta el Infinito y más allá, mil millones de veces ida y vuelta…

Candela

P: D: a ti, querida Samoa, un millón de gracias por ser la cómplice de Tula; a Paula Suzana Ribeiro y a Rubén Diogo, de Whom Creative Studio, un millón de gracias por captar este mágico momento…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *